Investigación de mercado, opinión y comunicaciones Researching the market, opinion and communications Somos especialistas em pesquisa de mercado, opinião e comunicações.

Noticias

/
08ago2014

El futuro del amor

  • Por superadmin
  • 2 Etiquetas
  • 0 Comentarios

A través de la lente de la prehistoria, aventuraré un puñado de hipótesis sobre el futuro de las mujeres, los hombres y el amor.  A medida que las mujeres siguen ingresando en la fuerza laboral paga, la familia de doble ingreso se convertirá en la norma. Pero esto tampoco es nuevo. Durante millones de años, las mujeres en sociedades cazadoras-recolectoras viajaban para rebajar recolectando frutas y vegetales, y regresaban al campamento con gran parte de la comida para esa noche.
Por Helen Fisher, científica de Match.com

 

En el futuro, probablemente veremos más parejas felices.

En el futuro, probablemente veremos más parejas felices.


 
Primero, se proyecta que alrededor de 84% de los hombres y mujeres estadounidenses se casarán antes de cumplir 40 años. El motivo es simple: forjar lazos es humano. Este impulso probablemente evolucionó hace más de cuatro millones de años, y el email y las computadoras no lo harán desaparecer.
Segundo, a medida que las mujeres siguen ingresando en la fuerza laboral paga, la familia de doble ingreso se convertirá en la norma. Pero esto tampoco es nuevo. Durante millones de años, las mujeres en sociedades cazadoras-recolectoras viajaban para rebajar recolectando frutas y vegetales, y regresaban al campamento con gran parte de la comida para esa noche.
 
Tercero, veremos más divorcios. Hoy, se proyecta que casi 50% de los hombres y mujeres estadounidenses se divorciarán. Sin embargo, en las sociedades cazadoras-recolectoras, los hombres y las mujeres regularmente tienen dos o tres matrimonios. En toda la prehistoria, las parejas seriales probablemente eran la norma, y está volviendo a suceder.
 
De hecho, creo que estamos dejando atrás unos 10.000 años de tradiciones agrarias y regresando a nuestras raíces prehistóricas. Nuestros ancestros agricultores fueron obligados a casarse con alguien del clan, la religión y las conexiones sociales “adecuadas”. Los matrimonios por conveniencia eran la norma. Y el credo era honrar a tu esposo hasta que la muerte los separe. Hoy, en cambio, la mayoría de los hombres y las mujeres es sociedades posindustriales se casan (y divorcian) por amor. Los hombres y las mujeres, una y otra vez, ubican al amor o la atracción mutua como el principal criterio para elegir una pareja, como probablemente lo hacían hace un millón de años.
 
Citas por Internet
 
Muchos creen que las citas por Internet están cambiando las relaciones de forma irrevocable. No estoy de acuerdo. Hoy, 33% de los solteros conocieron a la persona con quien tuvieron su primera cita más reciente a través de Internet; 37% de las relaciones comienzan en línea, al igual que 20% de los matrimonios. Pero los servicios de citas en Internet no son servicios de citas; son servicios para conocer gente. Durante el primer café o cóctel con una potencial pareja, su cerebro antiguo entra en acción y usted sigue los ritos del cortejo según sus reglas prehistóricas. Si conocemos a alguien en línea o en persona, no cambia nuestras tácticas básicas de cortejo.
 
Yo realizo un estudio anual: “Solteros en Estados Unidos”, con el sitio de citas en Internet Match.com. No encuestamos a los miembros de Match; en cambio, cada encuesta es una muestra representativa de los estadounidenses. Las respuestas de estos más de 20.000 hombres y mujeres me han dado más pistas sobre el futuro. Lo más importante es que el racismo y el prejuicio religioso están bajando en EE.UU.: 74% de los solteros se comprometerían a largo plazo con alguien de un origen étnico distinto, y 70% se comprometería con alguien de otra religión. La mayoría de los solteros también están de acuerdo con el matrimonio del mismo sexo, y con tener hijos sin casarse. Pero los solteros no aprueban los matrimonios a distancia, las relaciones sexualmente abiertas o las parejas que duermen en casas separadas. Los solteros consideran que una conexión profunda, transparente y romántica con una pareja comprometida es la base de su vida social.
 
Sin embargo, nos estamos volviendo cautos. En EE.UU., 67% de las parejas que conviven le tienen miedo al divorcio. Así que los solteros están poniendo de moda una etapa extendida de cortejo antes de comprometerse. Con las relaciones informales, los amigos con beneficios y la convivencia, van conociendo a una pareja antes de dar el sí. Mientras el matrimonio solía ser el comienzo de una pareja, ahora se está convirtiendo en el final. Además, más personas optarán por alternativas al matrimonio legal, como las sociedades civiles en Inglaterra; las uniones civiles en EE.UU.; las amistades de facto en Australia, y los PACS (pacte civil de solidarité) en Francia.

 

En todo el mundo, la gente aún languidece por amor

En todo el mundo, la gente aún languidece por amor


 
Tomar la decisión adecuada
 
Probablemente veremos más parejas felices, sin embargo, porque en todos los lugares donde ambos miembros de la pareja ganan dinero, los matrimonios infelices pueden terminar y otros mejores pueden comenzar. De hecho, en 2012, encuesté 1.095 estadounidenses casados a través de Match.com: 81% afirmó que volverían a casarse con su actual esposo o esposa. Con la caída de la mortalidad infantil y los avances médicos, muchos también disfrutan de una vida más larga y saludable, más tiempo para encontrar y conservar el amor verdadero.
 

Soy optimista. Creo que aceptaremos los datos crecientes que indican que las mujeres son tan sexuales como los hombres; que los hombres son tan románticos como las mujeres; que los gays y lesbianas tienen las mismas ganas de formar relaciones; que las personas mayores son tan lujuriosas y románticas como los jóvenes.

 
Hace más de 4,4 millones de años, nuestros ancestros adoptaron una estrategia dual de reproducción humana: las parejas seriales y el adulterio clandestino. Así que el tema más importante de las relaciones en el siglo XXI probablemente sea cómo manejamos estos apetitos que entran en conflicto. Sin embargo, en todo el mundo, la gente aún languidece por amor, vive por amor, mata por amor y muere por amor.
 
Estos caminos neurales viven en lo profundo del cerebro humano. No cambiarán, ni siquiera en un millón de años. Cualquier predicción del futuro debería tener en cuenta este impulso inagotable, adaptable y primordial hacia el amor.
 
Helen Fisher es una investigadora del Instituto Kinsey para la investigación del Sexo, Género y Reproducción y asesora científica jefe de Match.com
 
Fuente: http://on.wsj.com/X6oJWE

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *