Investigación de mercado, opinión y comunicaciones Researching the market, opinion and communications Somos especialistas em pesquisa de mercado, opinião e comunicações.

Noticias

/
24jun2013

¿Por qué tomamos riesgos?

  • Por superadmin
  • 3 Etiquetas
  • 0 Comentarios

Paul Cusma administra el dinero de sus clientes con cuidado, para que los que son jubilados “no tengan que volver a trabajar”, expresa el asesor financiero de Florida. En el ámbito de las inversiones, “siempre estoy haciendo planes para un día lluvioso”, dice. Pero fuera del trabajo, tenga cuidado. Cusma, de 36 años, maneja una de las motocicletas más rápidas en la autopista para disfrutar de “un impulso de adrenalina”, comenta, y agrega: “Si pierdes la concentración por un segundo, te estrellas y te mueres”.
Por Sue Shellenbarger

Acrobat

Quizás usted no se considere una persona que toma riesgos. Considérelo de nuevo. Estudios recientes que usan nuevas herramientas experimentales están cambiando la vieja creencia de que el apetito de riesgo es principalmente innato e inmutable. De hecho, las razones por las que la gente hace apuestas locas son mucho más complejas. La gente que es cautelosa en algunos contextos podría aceptar el riesgo en otras, dependiendo de factores como la familiaridad de la situación y sus emociones en ese momento. Los hallazgos están destruyendo estereotipos tradicionales, como que las mujeres son por naturaleza más cautas que los hombres, o que los adolescentes son inevitablemente arriesgados.

 

“Ha sido sorprendente conocer la amplia variedad de razones que la gente tiene para tomar riesgos”, indica Elke Weber, profesora de negocios internacionales en la Universidad de Columbia y una investigadora destacada sobre riesgo. Comprender las raíces de la toma de riesgos puede guiar a la gente a tomar mejores decisiones, apunta. Algunos anhelan avanzar sus carreras o disfrutar de nuevas aventuras pero sobreestiman los peligros. Otros avanzan demasiado rápido sin considerar riesgos peligrosos.

Conocer el entorno puede cambiar la forma en que uno evalúa el riesgo. “La mayoría de la gente exagera la probabilidad de que algo salga mal” cuando incursionan en territorio desconocido, sostiene Margie Warrell, una autoridad en el tema que vive en Australia y ha asesorado a ejecutivos y empleados. “También sobreestiman las consecuencias de que las cosas salgan mal”, añade. Con la experiencia, se vuelven más realistas, y aprenden a lidiar con las consecuencias del fracaso. “Mientras más salgamos de nuestra zona de comodidad, más desarrollamos nuestra tolerancia para la toma de riesgos”, expresa.

El ambiente puede influir en la habilidad para tomar riesgos. Jennifer Bellinghausen, una madre de 39 años que vive en Texas, no es una persona atrevida y nunca consideró hacerse un tatuaje. Le aterran las agujas y dedica su tiempo a su familia. Pero cuando entró a la tienda Mom’s Tattoos hace unos años con una amiga que se iba a tatuar, la dueña de la tienda era tan amable que sintió que “eran mejores amigas instantáneamente”, dice. Bellinghausen al final se hizo un tatuaje de un gatito en su tobillo. “Me sorprendió; no soy una persona atrevida”, afirma.

Efectos de la ‘Cultura de Honor’

Las emociones fuertes también alientan la toma de riesgos, demuestra la investigación. Los hombres convencidos de que deben defender su masculinidad son más propensos a discutir o agredir a un conductor en un ataque de ira en la calle, según un estudio de 2012 publicado en la revista académica Social Psychological and Personality Science. Otras investigaciones demuestran que experimentar discriminación o rechazo fomenta la osadía.

Ione Fletcher Kleven —una abuela de 67 años que no apuesta, le disgusta volar y lleva 49 años casada con el mismo hombre— normalmente no asume riesgos. Pero cuando se encontró con un niño de 14 años que estaba siendo acuchillado y golpeado por dos hombres en la puerta de su casa, sintió “una ola de calor por su columna”, jaló al niño de sus agresores y les gritó en su cara, “¡Fuera de aquí!”. Su esposo Oliver salió de la casa y los atacantes huyeron. El niño se recuperó meses después. “No quiero herir a nadie”, dice Kleven. “Pero esa noche les hubiera arrancado la cabeza”.

Los investigadores han desarrollado nuevas herramientas para indagar en los matices de la conducta arriesgada, y sus hallazgos han eliminado el estereotipo de estudios anteriores que sugerían que las mujeres tienen un menor apetito de riesgo que los hombres. Una escala elaborada en la Universidad de Columbia mide el riesgo no sólo en el ámbito financiero sino también en el social, ético, recreativo y médico. Los investigadores descubrieron que los osados en un ámbito podrían ser tímidos en otros.

Las mujeres se sienten más cómodas que los hombres tomando riesgos sociales, como mudarse a otra ciudad o lucir atuendos inusuales, según estudios que usan la nueva escala de riesgo. Cuando los investigadores toman en cuenta las diferencias entre hombres y mujeres en la forma de percibir distintos tipos de riesgo, las mujeres tienen una tolerancia al riesgo similar a la de los hombres, anota Weber.

Decisiones en frío vs. en caliente

Otra herramienta experimental, llamada Columbia Card Task (o ejercicio de cartas de Columbia), le permitió a los investigadores descubrir que los adolescentes no son tan atrevidos como se cree. El ejercicio ofrece a los participantes una imagen en la computadora de varias filas de cartas boca abajo. Ganan dinero si voltean una carta con una cara sonriente, pero pierden mucho dinero si voltean una carta con una cara fruncida. La versión “fría” del ejercicio motiva decisiones tranquilas y racionales al dejar que los participantes elijan de una vez por todas cuantas cartas voltearán. La versión “caliente” provoca mayor pasión al obligar a los jugadores a voltear las cartas una a la vez.

El creador del ejercicio, el profesor de psicología Bernd Figner de la Universidad Radboud, en Holanda, dice que la versión fría es como tomar una sola decisión sobre pólizas de seguro con varias opciones de cobertura. La versión “caliente” es ir a un bar y decidir después de cada trago si se va a tomar otro más.

Los adolescentes toman muchos riesgos en la versión caliente, pero se vuelven muy racionales en la versión fría del ejercicio. Ayudarles a comprender cómo influyen sus emociones sobre las decisiones que toman —por ejemplo cuando experimentan presión social o una fuerte tentación— podría reducir su toma de riesgos.
Fuente: http://online.wsj.com/article/SB10001424127887323975004578501511879994432.html?mod=WSJS_vida_LeftTop

COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *